Distinto o Extinto!
BLOG
8 Ago

El hito de los Juegos de Londres: los medios digitales destronaron a la televisión tradicional.


El Comité Olímpico Internacional afirmó que los dispositivos móviles han tenido más usuarios que la TV; Twitter, fue a gran estrella.

Las redes sociales son para los atletas la puerta al exterior que tienen en estas dos semanas. Basta caminar unos minutos por la Villa Olímpica para darse cuenta de todos llevan sus dispositivos móviles consigo, amigos inseparables, incluso hasta en el comedor. Esta tendencia, claro, no le corresponde únicamente a los deportistas, ni a los ingleses, ni a los periodistas que aquí trabajan.

Como en ningún otro acontecimiento deportivo, la “vedette” en estos Juegos ha sido Twitter. La red social cambió la manera de comunicarse e, incluso, le hizo frente al monstruo gigante que es la industria de la pantalla chica. Por primera vez en la historia, la audiencia más grande se encuentra en internet y teléfonos celulares y no en la televisión, afirmó hoy el Comité Olímpico Internacional. Timo Lumme, encargado de la comercialización televisiva del COI, sentenció: “Estos Juegos de Londres son los primeros en que la retransmisión digital supera a la tradicional por televisión”.

Analicemos los números: según la estimación oficial, Londres terminará el 12 de agosto con 4800 millones de telespectadores. Se alcanzarán 100.000 horas de programación, cifra elevada si se tiene en cuenta las 61.000 de los Juegos de Pekín 2008.

Para Lumme, el mundo virtual alimentó la expansión del evento deportivo: “Redes sociales como por ejemplo Twitter hicieron que más personas se interesaran por los Juegos y se conectaran a la televisión o a otros medios”. Aun así, la cobertura digital destronó a la televisión, suceso que Lumme calificó como “un hito”. Hay un antes y un después de estos Juegos: “Creo que Londres 2012 abre una nueva era en la transmisión televisiva de los Juegos”, afirmó.

La ceremonia de inauguración tuvo 27 millones de espectadores en el Reino Unido y, en simultáneo, casi 10 millones de tuits escritos en ese lapso. Este escalofriante número no contempla los cibernautas que se nutrieron de información a través de facebook o Youtube, por ejemplo.

Entrar en el mundo de Twitter es atenerse a las consecuencias y aceptar las reglas. La inmediatez y la viralidad que pueden alcanzar esos 140 caracteres son inimaginables. Si no, basta preguntarle a la griega Voula Papachristou, una atleta de salto triple. Ella subió a la red un pensamiento poco feliz, que le valió la expulsión de los Juegos por parte de su federación, castigo que fue aceptado por el COI. Papachristou había tuiteado desde su cuenta personal: “Con tantos africanos en Grecia, al menos los mosquitos del Nilo Occidental comerán comida casera.”

La inmediatez y la utilidad de Twitter ya no se discuten. Es cuestión de aceptar que por allí pasa un mundo emergente y depende de cada uno la utilidad, el consumo y el fin que le quiera dar. En Pekín 2008 pocos hubieran imaginado tener esta herramienta en Londres. Ahora, la apuesta es saber que nos depararán los Juegos de Río, en 2016.

Fuente: canchallena.com